noticias de Fuensanta de Martos, Jaén

MANOLO EL CARACOL

Manolo Caracol junto a Lola Flores
0 23
MANOLO EL CARACOL
Vota

Manolo Caracol era un cantante flamenco famoso de los años 50, que fue pareja de hecho y artística con la Lola Flores, que además formó una saga familiar porque varias de sus hijas siguieron después cantando y bailando flamenco, como importantes artistas y figuras de ese cante hondo que nos representa y que se identificó siempre con nuestra querida y maravillosa Andalucía.

Pero no he venido hoy a hablaros de ese personaje, ya mítico, que nada tiene que ver con nosotros, con nuestro pueblo y con las personas que en él vivieron y dejaron la huella de su presencia, de su buen hacer y de su idiosincrasia. Hoy yo voy a escribir unas lineas sobre mi buen amigo, de mi pariente lejano Manuel Sánchez Expósito , de nuestro “Manolo el Caracol.”

He tenido yo siempre una muy buena relación con la familia de Manolo, porque mi padre era muy amigo del suyo Eduardo el Caracol y algo familia, con lo cual el trato de nuestras familias ha sido más familiar que de amistad que nosotros tanto Manolo y su esposa Isabel, como Laly y yo, hemos seguido manteniendo siempre.

Eduardo era un hombre menudo, muy gracioso y simpático. Tenía un defecto en la columna vertebral y tal vez por eso el pueblo siempre tan poco respetuoso con los defectos ajenos le pusiera el mote de Caracol. Fue un hombre muy activo se dedicaba a llevar negocios de bar. Estuvo muchos años regentando el bar del Casino y posteriormente puso su propio negocio que regentó hasta su fallecimiento. Posteriormente su hija Mercedes lo estuvo rigiendo un tiempo y en la actualidad es la casa en la que vive con su familia la hermana de Manolo.

Manolo es un hombre que heredó de su padre la simpatía y la actividad además de un don especial para ayudar a los demás y para tener un sentimiento religioso muy unido a la iglesia y a todo lo que tenga que ver con ella con la que siempre está estrechamente relacionado y a la que sirve y ayuda desinteresadamente desde su época de monaguillo, junto con su gran amigo y gran persona José Malagón que vive en Barcelona pero que tiene casa en Fuensanta y que nunca renunció a seguir siendo fuensanteño.

Manolo aprendió de su tía Socorro, hermana de su padre, el oficio de sastre convirtiéndose en un gran profesional de este oficio y posteriormente ingresó como sereno en el Ayuntamiento función que desempeñó siempre con mucha entrega, con mucho espíritu de servicio a los demás, y que ha hecho que todo el pueblo lo quiera y tenga de él el mejor criterio y el mayor respeto. Siempre alternó sus dos empleos y procuró conseguir con su esfuerzo y su trabajo un futuro tranquilo y feliz, rodeado de sus hijos y nietos a los que ahora disfruta con su presencia y su proximidad, pues viven al lado los unos de los otros y a los que ayuda y proteje con el mismo cuidado y atención como si fueran sus hijos.

Ya jubilado el sigue siempre ligado a la Iglesia, preocupado de atender y ayudar a los enfermos y a los necesitados y el resto de sus horas los dedica a su mujer Isabel, a su familia y a seguir llevando por el pueblo una misión de amor, de respeto y de paz, que le convierten en un fuensanteño ejemplar. Primo, como siempre nos hemos llamado, me he acordado de ti porque te lo mereces y desde aquí Laly y yo te enviamos un abrazo muy fuerte, que quiero hagas extensivo a toda tu familia.

También podría gustarte